La estación más alegre del año está cada vez más cerca, y muchos padres ven como una excelente idea el enviar a sus hijos a campamentos de verano para aprender idiomas y tener contacto con la naturaleza. Tanto en España como fuera de la nación, hay variadas opciones que pueden interesar a muchos progenitores o personas encargadas para la mayor culturización de niños y jóvenes. Además, este tipo de enseñanza tiene la ventaja de que ejercita las relaciones interpersonales de manera enriquecedora.

No es pertinente escoger la primera opción que pueda parecer llamativa. Es importante tomar en cuenta ciertos aspectos que son fundamentales a la hora de escoger uno de estos tipos de planes educativos y vacacionales. En caso de que el campamento veraniego de idiomas se vaya a realizar en unas instalaciones, hay que asegurarse de que estos lugares sean limpios, cómodos y, algo muy importante que se tiende a olvidar, que tengan accesibilidad y facilidad de ubicación. No queremos de ninguna manera que los niños o los adolescentes tengan una experiencia tipo Campo Krusty, ¿o sí?

Otro aspecto que se debe analizar fríamente es que la institución que ofrezca estos servicios deba ser reconocida como una organización responsable, de buena fama y de experiencia en lo que respecta a la realización de estos campamentos de idiomas. Una cosa es querer que nuestros hijos además de aprender, valoren las relaciones humanas y las bellezas naturales. Otra cosa, totalmente distinta, es que queramos simplemente enviar a nuestros hijos a un lugar para que “hagan algo”.  En este sistema entra a jugar otro factor que tiende a dejarse en términos menos que convenientes.

En caso de que se haya decidido este plan de estudio para los hijos, es necesario hablar con ellos acerca de la metodología del campamento. Se les debe explicar de qué se trata, qué podrán encontrar allá, cuáles serán los métodos de estudio que se van a realizar (no tanto un estudio, sino una experiencia educativa), etc. Obviamente, después de haber acordado con la agencia o la institución educativa responsable de “armar el paseo”.

La preocupación por brindar a niños y jóvenes una manera eficiente de aprender idiomas es algo que muchos padres tienen en cuenta. Es una de las mejores formas de no sólo capacitar a un hijo para un trabajo, sino para hacerlo una persona con valores propios que desarrollen su autoestima, carácter y decisiones pertinentes.

Leer entrada anterior
Crecen familias multilingües

En un mundo cada vez más globalizado, es decir, donde las relaciones culturales se vuelven más estrechas a pesar de...

Cerrar