El poder del francés radica en que es un idioma que para nosotros resulta demasiado familiar, porque se trata de una de las lenguas que en muchas palabras nos resulta bastante cómodo. El poder del francés, igualmente, radica en las posibilidades de comunicación que tenemos con un amplio número de naciones que tienen a esta lengua como materna, que no son pocas si se mira. El impacto de la lengua francesa, aunque a veces tiende a ser tristemente muy desconocido, es de una importancia tremenda porque se trata de un idioma base que sirvió, por ejemplo, para la redacción de la declaración de los Derechos Universales del Hombre. Es así mismo el poder del francés visto y muchas veces revitalizado por el desarrollo primigenio que en esta lengua tuvieron muchas artes como varios campos de la literatura y la cinematografía como tal.

El poder del francés debe entonces tratarse de entender desde un punto de vista histórico, por lo que este idioma representa también un impacto mediático que pocas veces se nota con otro tipo de lenguas, incluyendo el inglés aunque usted no lo crea. El poder del francés muchas veces tiene que ver directamente con su musicalidad, de manera que su pronunciación junto a su escritura y otros aditamentos, hace que este idioma tenga un alto número de seguidores. Por lo tanto, el poder del francés a veces es un misterio porque no se tiene en cuenta que es un idioma que es perfectamente complementario del inglés. Así mismo, es necesario establecer de antemano qué es lo que podemos esperar del poder del francés como una lengua solidificada y bien atendida, en muchos casos, como un souvenir exótico.

Las academias de francés, los institutos de francés, los profesores de francés, etc., todos tienen un compromiso muy importante que no se puede tomar a la ligera, porque se trata del desarrollo de una lengua que se va enmarcando en muchos terrenos interesantes. Además de ello, es probable que tengamos que establecer, de antemano, los factores más personales que nos llevan a preferir esta gran lengua por encima de consideraciones como que se habla muy poco, que no se utiliza para los negocios, que casi no hay quien la enseñe, en fin.

El poder del francés radica en muchas ocasiones, igualmente, que se trata de un espacio que se está consolidando como de menor a mayor, y esto por supuesto tiene un mérito bastante grande.

 

 

 

Leer entrada anterior
Mandarín que crece

El mandarín que crece es un fenómeno que hace algún tiempo era casi que totalmente impensado por algunas personas, todo...

Cerrar