El Marco de Referencia Europeo (MCERL), es un proceso creado en 1991 en Suiza con el objetivo de definir los patrones necesarios para una correcta utilización de las lenguas en el Viejo Continente. Al pertenecer España a esta comunidad, la entrada de otras lenguas a territorio hispánico es consecuente con la internacionalización de las relaciones educativas, comerciales y demás.  Ante este panorama, la perspectiva de una educación bilingüe y hasta trilingüe, hace parte de los cambios profundos operados en la sociedad española.

Hasta mediados de la década de los 80, España no era consciente en lo más mínimo de estos procesos alrededor suyo. Con su entrada a la CE (Comunidad Europea) en aquella época, se descubrió que las perspectivas lingüísticas de España con respecto a su marco continental estaban más que atrasadas. Es un problema que después de casi 30 años no ha tenido una solución definitiva, pero gracias a algunos medios revolucionarios la situación ha mejorado sustancialmente, si cabe.

Por ejemplo, Internet ha logrado en un tiempo récord la asimilación de cursos de idiomas variados, programados para distintos niveles que por supuesto han aumentado la capacidad de aprender y compartir conocimiento idiomático. Sin importar que Francia limite con España, de todas maneras el inglés continúa con su innegable predominio de estudio hablando de lenguas extranjeras. El francés le sigue inmediatamente después. Y es que saber uno de estos dos idiomas, preferiblemente el inglés, aumenta las posibilidades de conseguir un buen trabajo hasta en un 70%.

El anterior dato lo ha compartido el Centro de Enseñanza EF, especializado en intercambios estudiantiles para aprendizaje de idiomas que tiene una muy buena solvencia encargándose de enviar estudiantes españoles a diversas áreas geográficas para el aprendizaje de lenguas. En cuanto al número de idiomas que se enseñan en general en todo el territorio español, España tiene uno de los índices más bajos de la Unión Europea en este sentido. Esto es con base a unas cifras brindadas por Eurostat, la oficina de estadísticas oficial de la Comisión Europea.

Mientras que, por ejemplo, en Holanda y Luxemburgo muchos pobladores aprenden hasta tres lenguas al mismo tiempo, y en Francia y Bélgica la situación se reduce a dos, pues en la nación española por algún motivo no se ha logrado llegar hasta estos grados de “interés”. De todas maneras, España continúa mejorando sus perspectivas de educación lingüística, comparada con hace apenas unos años donde no abundaban opciones de este tipo.

 

 

Leer entrada anterior
Presidente de Aseproce dice que hablar idiomas hoy es imprescindible

A la crisis atribuye el presidente de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero (Aseproce), Juan Manuel...

Cerrar