El concepto de la estilización de los idiomas no tiene nada que ver con que, por ejemplo, los profesores y las profesoras de idiomas se vean con mejores atuendos, o que los salones de clase se tengan que ver más lozanos, elegantes o algo por el estilo. El referente para determinar de la mejor manera de qué se trata la estilización de los idiomas es el mejoramiento gradual de las condiciones de estudio de cada uno de ellos.

Por ejemplo, algunas técnicas de aprendizaje de idiomas están mandadas a recoger hace rato, como la utilización indiscriminada de dibujos que muestran palabras que son básicas y que recuerdan, sin ninguna duda, los procesos de aprendizaje en la etapa pre-infantil. A menos de que se les esté enseñando idiomas a un grupo de niños muy pequeños, por supuesto. Ahora bien, la estilización de los idiomas no es algo que a veces nos de la sensación de que se aplique con diligencia, porque hay profesores que sencillamente no se quieren despegar de sus métodos ortodoxos y por ello es que hay muchos retrasos en la conformación de grupos de estudio, tal vez, más avanzados.

No podemos desde estas simples líneas pretender que con su lectura se cambie radicalmente un proceso de enseñanza de parte de un educador. Tampoco sería correcto imponerlo de algún modo. Por ahora, la estilización de los idiomas es algo que debe ser una preocupación inherente a las propias escuelas de lenguas y a los educadores que tienen por obligación o por vocación enseñar idiomas. Mejor por vocación, por supuesto. Ahora, la estilización de los idiomas es algo que poco a poco genera una estructuras muy importantes que, de por cierto, tienen que ver con el horizonte panorámico que tarde o temprano nos debe hacer ver qué es lo más conveniente en cuanto a la estilización de los idiomas: si tener una base de estudios en donde podamos seguir creciendo, o crear un nuevo punto de apoyo que nos apoye en esta faceta, valga la redundancia.

Si la estilización de los idiomas es un proceso constante, hasta podría ser más natural el que podamos aprender dos o más idiomas al mismo tiempo, por ejemplo. Pero el caso también es que la estilización de los idiomas no es algo que deba ser tomado a la ligera; sería algo muy ilógico pensar también que de pronto surjan más estilizaciones así como por así, pero la esperanza sigue latente.

Leer entrada anterior
Lenguas que son complicadas de expandir

Las lenguas que son complicadas de expandir tienen que ser bastante estimativas de lo que en un principio se conoció...

Cerrar