Aprender un idioma distinto al materno puede ser un método no solamente efectivo para que una persona sea más “culta”, sino para tratar de evitar un problema de salud tan recurrente y degenerativo como el mal de Alzheimer.

Un psicólogo de la Universidad de York de Toronto (Canadá), el Dr. Ellen Bialystok, advierte que el sistema de control ejecutivo del cerebro se ve altamente beneficiado por el esfuerzo al que se le somete por llevar a cabo el estudio de palabras y frases distintas del lenguaje original.

¿Y exactamente qué bienes se le aporta a esta parte de nuestro cerebro? El Dr. Bialystok es enfático en afirmar que se producen una serie de cambios positivos tomando como base la estructura de la adecuación de una nueva lengua a nuestra incorporación de conocimientos. Por ejemplo, se aumenta la capacidad de pensar de forma compleja pero a la vez se hace esta de una mejor forma.

Es decir, hay una mejor predisposición para analizar varios puntos de vista, alternativas, dilemas, sensaciones y similares, con una más adecuada visión general para escoger una decisión más conveniente o menos perniciosa.

Igualmente, la capacidad de atención se fortalece de una manera impresionante, por lo que no es extraño que los cerebros bilingües, llamémosles así, pueden retener más y todo tipo de datos, incluso aquellos que en apariencia pueden parecer insignificantes o que no se van a utilizar aparentemente después.

Y hay algo más alentador para quienes estudian un idioma distinto o varias lenguas diversas  a la que aprendieron en su tierna infancia: esta práctica retarda el envejecimiento cerebral así como también sus efectos benéficos persisten en las personas en la llamada edad madura y hasta más.

Ahora bien; no significan las revelaciones del psicólogo que una persona bilingüe o políglota no vaya a sufrir nunca del mal de Alzheimer, pero sí que los efectos de la enfermedad se van a ver altamente reducidos.

Igualmente, cuando se analizaron los cerebros de personas que sufrían esta afección, tomando en cuenta básicamente que sabían sólo uno o más idiomas, se llegó a la conclusión de que a las personas con cerebros multilingües se les había detectado de manera más tardía el problema.

idiomas-contra-el-mal-de-alzheimer

Leer entrada anterior
Consiguiendo Becas

Las becas son ese salvavidas y regalo que muchas personas están esperando para poder hacer realidad los sueños de formarse...

Cerrar