Idiomas contra el Mal de Alzheimer

Idiomas contra el Mal de Alzheimer

Aprender un idioma distinto al materno puede ser un método no solamente efectivo para que una persona sea más “culta”, sino para tratar de evitar un problema de salud tan recurrente y degenerativo como el mal de Alzheimer.

Un psicólogo de la Universidad de York de Toronto (Canadá), el Dr. Ellen Bialystok, advierte que el sistema de control ejecutivo del cerebro se ve altamente beneficiado por el esfuerzo al que se le somete por llevar a cabo el estudio de palabras y frases distintas del lenguaje original.

¿Y exactamente qué bienes se le aporta a esta parte de nuestro cerebro? El Dr. Bialystok es enfático en afirmar que se producen una serie de cambios positivos tomando como base la estructura de la adecuación de una nueva lengua a nuestra incorporación de conocimientos. Por ejemplo, se aumenta la capacidad de pensar de forma compleja pero a la vez se hace esta de una mejor forma.

Es decir, hay una mejor predisposición para analizar varios puntos de vista, alternativas, dilemas, sensaciones y similares, con una más adecuada visión general para escoger una decisión más conveniente o menos perniciosa.

Igualmente, la capacidad de atención se fortalece de una manera impresionante, por lo que no es extraño que los cerebros bilingües, llamémosles así, pueden retener más y todo tipo de datos, incluso aquellos que en apariencia pueden parecer insignificantes o que no se van a utilizar aparentemente después.

Y hay algo más alentador para quienes estudian un idioma distinto o varias lenguas diversas  a la que aprendieron en su tierna infancia: esta práctica retarda el envejecimiento cerebral así como también sus efectos benéficos persisten en las personas en la llamada edad madura y hasta más.

Ahora bien; no significan las revelaciones del psicólogo que una persona bilingüe o políglota no vaya a sufrir nunca del mal de Alzheimer, pero sí que los efectos de la enfermedad se van a ver altamente reducidos.

Igualmente, cuando se analizaron los cerebros de personas que sufrían esta afección, tomando en cuenta básicamente que sabían sólo uno o más idiomas, se llegó a la conclusión de que a las personas con cerebros multilingües se les había detectado de manera más tardía el problema.

idiomas-contra-el-mal-de-alzheimer

¡Aprende un idioma!

¡Aprende un idioma!

Aprender nuevas cosas nunca está de más y más si es otro idioma… ¿Te has puesto a pensar si decides viajar a otro país con una lengua diferente a la tuya además de tu ropa que necesitarás? Más claro no puede ser, dominar su idioma te hará falta…

Saber otros idiomas tiene muchos beneficios, aunque normalmente, al pensar en las ventajas de hablar otras lenguas lo primero que se viene a tu mente es que podrás ascender en tu trabajo, ganarás más dinero, te preparará para el futuro, te abrirá las puertas del empleo, y tienes mucha razón, sin embargo, esas razones se quedan cortas con los beneficios que trae hablar una segunda lengua…

La competencia laboral no es lo único que importa, pues somos individuos de muchas facetas, personas completas con otras actividades que incluyen al lenguaje, y por lo tanto, a los idiomas extranjeros. Una de las mayores satisfacciones de aprender un idioma es que podrás comunicarte con muchas personas de otros lugares, y tener acceso a muchos productos culturales como películas, periódicos, páginas de internet, etc.

Al conocer a muchas personas aprendes de ellos cosas que nunca te imaginaste que te podrían gustar o hacer bien. Ellos te aportan ideas, gustos, libros entre muchas más cosas que no tenías antes y tú les aportas algo a ellos, por lo que te haces más valioso.

Como lo que impide la comunicación entre países desaparece, el mundo se siente más grande, y tú formas parte de él. Además, ves que todos los seres humanos somos más parecidos de lo que se suele creer y al reconocer esa similitud, podemos apoyarnos en vez de estorbarnos, atacarnos, o hacernos la guerra.

Conoces infinidad de cosas. Una persona que habla más de un idioma posee buenas opiniones, un pensamiento amplio y claro, y, sobre todo, un criterio propio, por lo que puede vivir basado en reglas con las que esté de acuerdo. Es decir, es menos manipulable y más libre.

Cuando te interesas por las culturas ajenas desarrollas una capacidad de comprensión y tolerancia al entender que no hay una sola forma “correcta” de vivir.

Cuando reconoces la diversidad dentro y fuera de ti, facilitas a la solución de los problemas del mundo porque para resolverlos se necesita la cooperación de las diferentes culturas del planeta. Así a través de los idiomas y culturas de los países cuyos idiomas hablas, y la aprecias, tu valor como persona aumenta.

idiomas

Aprendiendo Alemán

Aprendiendo Alemán

Cuando de aprender un idioma se trata son muchos los factores que hay que tener en cuenta para que puedas hablar una segunda lengua. Aprender alemán es similar a aprender la mayoría de los otros idiomas.

Solo debes aprender reglas nuevas de gramática (a veces completamente diferentes a las de tu lengua materna), vocabulario nuevo, una lógica nueva, y por supuesto, tendrás que practicar bastante.

Aunque en repetidas ocasiones sentirás la sensación de que su alemán mejora muy de prisa, otras veces, considerarás que tu aprendizaje se ha bloqueado. No te enfrasques echándote la culpa, esto es natural. Tómalo paso a paso, y tómate cuanto tiempo necesites. Algunas partes del alemán son más difíciles que otras, pero, si confías en tus habilidades y trabajas tan duro como puedas, lo lograrás.

Además debes meterte de lleno en la cultura alemana, qué es rica, asombrosamente rica. El idioma alemán es hablado en varios países europeos, por lo que la cultura alemana es diversa y tiene mucho para ofrecer en cuanto a música, arte moderno y clásico, arquitectura, obras teatrales, cine, y literatura escrita. La inmersión en la cultura alemana aumentará su motivación para aprender el idioma alemán.

La mejor forma de aprender alemán es vivir durante un tiempo en un país donde se hable alemán. Aun así puedes practicar el uso del alemán en el contexto diario y en la manera en que los hablantes nativos usan el idioma. O puedes ver películas y TV alemanas en la medida de lo posible, así amplías tu vocabulario y puedes desarrollar más el habla. LA TV alemana ofrece bastantes programas comiquísimos de entrevistas, películas profundas, bellas e intelectuales, y algunas bandas musicales estupendas como Die Sterne y Tomte.

Otra opción para aprender alemán es hacerlo con un amigo es una experiencia divertida que te proveerá de otra perspectiva aparte de la tuya. Será realmente entretenido hacer juegos pequeños mientras estudias con un amigo. Por ejemplo, el primero en dominar una cierta regla de gramática se gana un helado gratis. El aprendizaje con un amigo es siempre estimulante, y se motivarán mutuamente a hacer las cosas mejor y mejor.

aleman

Top Idiomas mundiales

Top Idiomas mundiales

¿Quieres viajar y conocer nuevos lugares, nuevas culturas? ¡Apostamos qué sí, sin embargo antes de viajar debes pensar que como multiculturalidad no en todos los sitios hablan el mismo idioma que tú, por eso es tan importante hablar un segundo idioma y por qué no, más…. Por eso te dejamos a continuación el top de los idiomas mundiales.

Si bien aunque no hay una forma real de poder cuantificar cuán útil es un idioma determinado y su impacto en el mundo, sí que hay algunos factores que permiten hacer una lista que parece bastante razonable, para estimar la importancia global de un determinado idioma, el primer punto a tener en cuenta es cuánta gente lo habla como primera lengua y como segunda lengua. Evidentemente, cuanto mayor sea el número de hablantes del idioma en cuestión, mayor será su relevancia global.

Teniendo en cuenta esos factores, determinar el top de los idiomas mundiales con mayor importancia a nivel global es de gran ayuda para ti que quieres viajar, presta mucha atención:

Árabe. La lengua franca de Oriente Medio es hablada por unos 280 millones de personas y es la lengua oficial de 20 países, entre los que se destacan Arabia Saudita, Marruecos y Egipto. Su relevancia también tiene que ver con el hecho de que es la lengua religiosa del Islam. Es el octavo idioma con mayor número de hablantes nativos.

Francés. El Francés es la 9º lengua más hablada del mundo y la única, junto con el Inglés, que se habla en los cinco continentes. El Francés es lengua oficial en 32 países y es la lengua materna de 80 millones de personas. Se estima que hablan el Francés más de 200 millones de personas en todo el mundo. Francia, Canadá, Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Andorra, Mónaco, Líbano, Vietnam, Marruecos, Túnez y Camerún son algunos de los casi 50 países, regiones y dependencias en los que se utiliza de manera cotidiana el Francés. En buena parte del mundo es, además, la segunda lengua que se estudia en el colegio por excelencia.

Chino Mandarín. Debe su importancia a que es hablado por más de mil millones de personas, lo que lo hace el más hablado según su número de nativos. Su utilización se concentra en China y países próximos como Indonesia, Camboya y Malasia. El crecimiento de la economía china también va contribuyendo a la difusión de su aprendizaje en todo el mundo.

Español. Quienes lo hablan como primera o segunda lengua suman aproximadamente unos 500 millones de personas (400 de ellos nativos) repartidos por más de 20 países. Es la segunda lengua más estudiada después del Inglés, lo que hace que su importancia vaya en aumento.

Inglés. A pesar de tener menos hablantes nativos que el Español, su fuerza radica en que es el idioma más estudiado en todo el mundo, en que se habla en los cinco continentes y en que su uso es mayoritario en varios de los países más poderosos (EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia, etc.). Así, a los cerca de 400 millones de hablantes nativos se suman más de 200 millones de personas que lo han aprendido. Es el idioma más utilizado en negocios, el comercio internacional e Internet.

idiomas

¿Hacia dónde se dirige el alemán?

¿Hacia dónde se dirige el alemán?

Hacia dónde se dirige el alemán, parece ser una pregunta que tiene que ver con la poca credibilidad que el idioma está despertando a pesar del crecimiento en su número de alumnos. Probablemente nos demos cuenta de hacia dónde se dirige el alemán, si tenemos en cuenta que hay muchas razones por las cuales este interrogante se desarrolla a plenitud. Porque, en primer lugar, el alemán es un idioma que al parecer por su estructura, no tiene cabida mucho dentro de las pretensiones románticas o fáciles que muchas personas tienen al escoger una lengua para estudiarla. Hacia dónde se dirige el alemán, también tiene mucho que ver con los aciertos proyectivos que, de alguna u otra manera, están dejando impronta dentro de los cursos generales de otros idiomas.

Hacia dónde se dirige el alemán, puede ser producto de la poca colonización que en la época en donde el Reino Unido, España, Francia, e incluso Bélgica y Holanda tenían el control en cuanto al polo conquistador de territorios alrededor del mundo, tuvo el pueblo germano. Por otro lado, el factor preponderante de hacia dónde se dirige el alemán, puede ser que también tenga que ver con el proceso disyuntivo que significa el escoger dentro de varios idiomas para especializarte en uno. Lógico, esto es una medida que en algunas posibilidades puede que se nos antoje no muy justa, pero se nos da en una profusión muy grande a veces y esto es necesario meditarlo. No se trata tampoco de establecer parámetros que son bastante consecuentes con lo que se tiene que hacer en torno a responder la pregunta de hacia dónde se dirige el alemán con toda la autoridad del caso.

Si usted ve hacia dónde se dirige el alemán, puede que de todas maneras el panorama le resulte muy halagador. Esto, claro, teniendo en cuenta que hay que guardar un cierto equilibrio entre lo que se cree normal estudiar y lo que puede ser más estimado hacia la gravedad del asunto. Por ejemplo, hacia dónde se dirige el alemán puede ser una duda por la causa justa que a veces puede ser más considerada principal en cuanto a lo que hay de nuevo y lo que hay de estructurado para que el desarrollo de un idioma se de manera más notoria.

Y lo bueno del caso también, es que hacia dónde se dirige el alemán es una manera de decir que sí a lenguas menos tradicionales.