Idiomas de paso

Idiomas de paso

El concepto de idiomas de paso no es tan nuevo que parezca algo surgido de la espontaneidad o algo por el estilo. Los idiomas de paso se pueden configurar dentro de los que se aprende por obligación o por gusto, también, cuando nos encontramos en un sitio específico y parece que el inglés no fuese suficiente. Ahora bien, es probable que los idiomas de paso no sean algo que debamos rechazar o desestimar así como por así. Nosotros, sin saberlo, podemos ser parte de una comunidad activa en cuanto a idiomas de paso, y esto es algo que puede aumentar mucho nuestro gusto por los idiomas porque nos lleva a que nos proyectemos mejor dentro del amplio universo idiomático que existe.

Los idiomas de paso nos instan a revisar también la manera en que estamos tratando nuestro propio idioma: si con toda la seriedad del caso, es decir, aplicando los términos necesarios para que podamos entendernos con la gente que habla o medio habla nuestra lengua materna. Es decir, los idiomas de paso son condiciones que forman parte activa de una comunidad que está interesada por saber acerca más de lenguas, de expresiones culturales y de todo aquello que puede hacer más fáciles las relaciones en sí por el intercambio tan grande que se da. Por ello, uno puede establecer en cierta manera todo lo necesario en cuanto a la disponibilidad de tiempo para poder asimilar qué palabras o qué frases son las más comunes en nuestro andar cuando se trata de caminar con estos idiomas de paso.

Si los idiomas de paso son tan importantes en el sentido de que pueden hacernos más entendibles al mundo, y hacer que comprendamos más a los demás, pues es lógico que tengamos que hacer un alto para examinar de qué manera los idiomas también se están conjugando en ciertos territorios. Por ello, no olvidemos que los idiomas de paso también son interesantes porque pueden hacer, de algún modo, que nuestra cultura general aumente, y que ello nos obligue a mirar más allá de lo que queremos o deseamos con el intelecto. Además, los idiomas de paso tienen que revertir también el hecho de que, a veces, es mejor aprender un idioma desde la propia experiencia que a través de un profesor o un curso.

Ya de por sí, el valor de referirnos con propiedad a los idiomas de paso nos tienen que instar a proponer fórmulas para que sigamos aprendiendo más y mejor todos estos métodos.

 

 

Aprender lenguas indígenas

Aprender lenguas indígenas

Los rasgos aborígenes de enseñanza de idiomas son uno de los complementos más interesantes en lo que tiene que ver la consecución de un método muy ecléctico para llevar a cabo esta educación. Por lo tanto, si usted quiere aprender lenguas que pertenecen a la cultura del indigenismo, debe recordar que es probable que tenga que hacer un viaje largo. Porque aunque es cierto que ya existen muchos métodos tecnológicos que nos acercan más las lenguas, también hay que decir prontamente que aprender lenguas indígenas puede exigir un trato más personalizado que pocas personas están dispuestas a asumir. Esto se debe entender desde el lado práctico del asunto; no se trata sólo de enhebrar unas frases sueltas al aprender lenguas indígenas, sino que podamos interiorizar con inteligencia lo que quieren expresarnos ciertos dichos autóctonos.

Por lo tanto, si usted sigue empeñado de verdad en aprender lenguas indígenas, le felicitamos porque está escogiendo un camino que dentro de los idiomas es complicado. Es tratar de que uno pueda salir de la concepción de las lenguas tradicionales, para poder ingresar a un mundo totalmente nuevo en todo lo que tiene que ver con la asimilación de estas composiciones verbales, más que textuales. Incluso, el aprender lenguas indígenas puede ser más complicado porque, en caso de pensar en idiomas como el chino, el mandarín, el alemán, que también son considerados difíciles por muchos de nosotros, pues fijémonos en lo complicado que es, por ejemplo, encontrar varios profesores que se dediquen a la enseñanza de lenguas indígenas. Además, hay que ver si en caso de que acepten enseñarnos, puedan tener el tiempo y el suficiente interés como para que usted pueda aprender lenguas indígenas.

El aprender lenguas indígenas puede ser simplemente otro reto que se ponen muchas personas dentro del hecho de querer ser políglotas. Este sentido de querer aprender más en cuanto a la versatilidad de las lenguas, es algo que muchos seres humanos pueden asumir como tal, porque es interesante el hecho igualmente de que hay un grupo de conceptos muy bien definidos que, de entre todos los factores que pueden hacer más o menos complicado o fácil el aprender lenguas indígenas, se mantienen estables. Por ejemplo, estamos hablando de la memorización; de la cooperación de estudio que existe; de las posibilidades de viaje para aprender otras lenguas, etc. Y se trata también de saber apoyar, en un caso u otro, a quienes impulsan estos métodos.

Aprender lenguas indígenas sí se puede realizar.

Gallego, Euskera, Catalán, Vasco

Gallego, Euskera, Catalán, Vasco

En la Comunidad Española, existen cuatro lenguas que se pueden considerar tradicionales y que en la historia tienen un abolengo muy grande: se trata del gallego, el euskera, el catalán y el vasco. El aprendizaje de las mismas tiene un alto valor para muchas personas, porque además de que se amplía el panorama de conocimiento, les permite atravesar una capacitación muy importante en cuanto a la cultura general de uno de los países que empezaron a colonizar de manera masiva una parte del mundo. Algunos trazos, tal vez no muy bien definidos, de cada uno de estos idiomas, se pueden apreciar dentro del idioma castellano. Pero, lo cierto del caso en cuanto al aprendizaje de estos idiomas, es que cada uno de ellos representa algo más que una forma de comunicación lingüística.

Cada una de estas lenguas: Gallego, Euskera, Catalán, y Vasco, también identifican un estilo de vida y una historia que hace que España sea una de las naciones más fragmentadas del Viejo Continente culturalmente hablando. En la investigación de cada uno de estos idiomas, de estas expresiones, se puede notar que hay un enorme componente social. Este componente, por supuesto, no sería del todo exitoso si no se plantease de entrada la posibilidad de descubrir mediante el aprendizaje de estas lenguas una parte importante de la Historia Española. No olvidemos que, durante muchos siglos, este territorio estuvo bajo influencia árabe, y esto por supuesto que dejó muchas maneras de percibir el mundo así como de comunicarse mediante la palabra hablada.

Si ponemos al Gallego, al Euskera, al Catalán y al Vasco dentro de un grupo muy segmentado, podríamos descubrir que la enseñanza de estas lenguas fuera del territorio del que son oriundas no es un fenómeno masivo. Es lógico que muchas personas piensen que esto es algo que les compete más, por ejemplo, a estudiosos de los idiomas, a eruditos, a quienes de una u otra forma averiguan varias circunstancias históricas en torno a un territorio o varios pueblos. Entonces, en este caso particular, el Gallego, el Euskera, el Catalán y el Vasco,  no están planillados de una manera “extensiva” cuando se trata de descubrir lenguas que sean más o menos populares.

Pero si usted se siente interesado en aprender acerca de estas lenguas, está en todo su derecho. Es más, puede descubrir que hay otros “dialectos” que han jugado su papel dentro de la Historia Española como es el caso del Vascuence, el Andaluz, el Euskadi o el Aragonés.

Lenguas arábigas e índicas

Lenguas arábigas e índicas

Las lenguas arábigas e índicas también tienen un componente de estudiantes muy llamativo que se da en la parte occidental, digámoslo así, del mundo. Por un lado, uno puede ver que las lenguas arábigas e índicas tienen un gran arraigo dentro de la historia que no merece dejarse atrás y que, en cierto modo, nos predispone a pensar que el mundo es más grande de lo que pensamos. En este caso, podemos pensar que las lenguas arábigas y las lenguas índicas tienen ese misterio o esa atracción que supone para muchos el no tener más opciones de estudio en una cierta área. También puede ser que esta parte del mundo tiene un gran atractivo para muchas personas, y por lo tanto las lenguas arábigas e índicas tienen un gran valor de concentración cultural.

El poder de llamamiento que pueden tener en nosotros las lenguas arábigas y las lenguas índicas, puede ser de hecho el factor más preocupante en cuanto al número de estudiantes. El problema radical es que las lenguas arábigas e índicas manejan en general un promedio muy bajo de aceptación por lo general en nuestras escuelas generales de idiomas, lo que puede ser un factor que impacte de manera negativa en todo este asunto. Pero todo esto es más diciente, a veces, que la unión de las lenguas más populares para estudiar, porque puede enseñarnos de todas maneras que a pesar de todo, las lenguas arábigas e índicas tienen una aceptación que de todas maneras está presente. Por lo tanto, todo lo que se puede decir de las lenguas arábigas e índicas no tendría sentido, pensamos, si no destacásemos que a pesar que no son tan divulgadas para estudiar, de todas maneras en alguno u otro modo llaman la atención.

Y lo hacen porque aquí también se concentran muchos aspectos religiosos y comerciales que importan al mundo. Esto, unido a las constantes crisis políticas que se están generando en muchas de las naciones que tienen a estas lenguas como oficiales o maternas, pues nos tiene que hacer caer en cuenta de que muchos medios de comunicación quieren que muchos de sus periodistas hablen estas lenguas. De otro lado, el estudio en sí de las lenguas arábigas e índicas por una razón de la historia, es algo que tiene que ver con la cultura general y tampoco se puede despreciar.

Las lenguas arábigas e índicas, sí, tienen su cuento particular.