Ya tal vez muchos sepamos, creemos saber o nos imaginamos, que saber una lengua más aparte de la materna tiene un montón de beneficios.

Que van más allá de impresionar a los demás, tal vez hallar más oportunidades de buenos empleos, demostrar un amplio conocimiento intelectual o una curiosidad insaciable por el aprendizaje…

Sino que en síntesis, diversas investigaciones han hecho mucho énfasis en el aprendizaje de idiomas como una vitamina para el cerebro. El diario La Nación de Costa Rica, citando investigaciones del Instituto Neurológico de Montreal (Canadá) y la Universidad de Oxford (Inglaterra) (aquí sí que somos buenos nombrando estudios de toda parte, y eso nos gusta escucharlo, no nos digamos mentiras), dicen que “parlar” por lo menos dos idiomas ayuda a que las conexiones inter neuronales se desarrollen mejor.

En últimas, así nuestro cerebro tiene poca posibilidad de “atrofiarse” y puede rendir mucho mejor ante diversas situaciones.

Por ahí también dijeron que la corteza frontal inferior izquierda del cerebro se hace más gruesa, y la corteza frontal inferior derecha se hace más delgada.

¿Esto qué significa? Sinceramente no sabemos: no nos queremos poner ahora a recordar qué cosas domina el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho.

Pero en todo caso y siguiendo con los estudios (mientras que sean de por allá de Europa, mejor), la Universidad de Lund (Suecia) en el 2012 certificó que el desarrollo del hipotálamo que es un área muy importante del crecimiento cerebral, que es el área que tiene que ver con el aprendizaje de cosas nuevas (uy, le pegamos a una sobre el celebro), se desarrolla cuando se aprende un nuevo idioma.

Pero esto no pasa sólo con esta área cerebral, sino que el aprendizaje de una lengua influye en otras tres más.

Es evidente que según estos estudios se podría concluir que una persona en teoría tiene más desarrollada su actividad cerebral por el aprendizaje de idiomas, mas esto no es garantía, ahora sí suponemos nosotros, de las condiciones mínimas que podría tener, digamos, una personalidad íntegra.

Por ejemplo y poniendo un caso muy gráfico y tal vez un poco extremo, usted si es un hombre puede saber dos idiomas o más, hablarlos, pensar en ellos y escribirlos correctamente, pero tal vez pueda ser alguien que guste de golpear a las mujeres, hacer actos deshonestos sin ningún tipo de pudor, etc.

Es decir, no se deben dejar de lado las cuestiones de actitud.

implicaciones-de-ser-bilingüe-o-poliglota

Leer entrada anterior
Curso online de guaraní

El sitio web ultimahora.com ha hecho referencia sobre un curso online de guaraní que se divide en tres niveles. Igualmente,...

Cerrar