Dentro de la clasificación de oportunidades más o menos sencillas o destacables que tienen ciertas lenguas para ser aprendidas, sorprende mucho que en cierta medida haya unas especialmente complicadas. Las lenguas complicadas hacen parte de una estructura secuencial, al parecer, en la que muchas opiniones parecidas convergen en cuanto a la dificultad de pronunciarlas o de aprender su gramática. Casi siempre estas lenguas, dentro de nuestro ámbito personal y social, están entre las menos estudiadas. Por lo tanto, se tiene que tener cuidado para no herir susceptibilidades cuando se trata el tema.

El idioma alemán, por ejemplo, es considerado por muchas personas como especialmente complejo, sobre todo en lo que tiene que ver con su pronunciación. Muchas son las personas que se quejan de la supuesta dificultad de la pronunciación germánica, y tienen muchos problemas que las hacen desistir de aprender este importante idioma. En este caso particular, bueno, en realidad en todas las ocasiones en que un idioma se considera complicado, hay que tratar de establecer en el buen sentido lo que las personas entienden como difícil para poder ayudarlas.

Otra clase de idioma que para muchas personas resulta un enigma, más bien por su manera de escribirse, es el chino. El japonés también puede caber dentro de esta clasificación. El asunto es que estos se tratan de idiomas idiográficos, en los que no se utilizan las llamadas letras que conocemos nosotros, para sostener la escritura. Un solo ideograma, su nombre correcto, puede significar una idea, un concepto. Igualmente, las palabras adquieren una dimensión muy profunda en este tipo de idiomas.

Otras lenguas complicadas en general, o que pueden considerarse complicadas son el hindú y el árabe. En ciertas regiones se hace especial énfasis en la pronunciación de estos idiomas, por lo que las pequeñas diferencias en las entonaciones pueden causar  muchos inconvenientes dentro del proceso natural del hablado. Por otra parte, las personas tienen que tener también un sentido más despierto hacia las opciones gramáticas de estos idiomas que, por lo general, son acostumbradas a un público que no pone especial énfasis en esta área particular.

Aunque pueda parecer extraño, el idioma inglés puede resultar especialmente difícil por la cantidad impresionante de verbos irregulares que tiene, casi todos ellos relacionados con “to be”. Es cierto que para algunas personas el aprendizaje del inglés resulta más sencillo pero, en general, no se trata de una tarea relajada. Cosas que hay que ver…

Leer entrada anterior
Niveles de aprendizaje de idiomas

Los niveles de aprendizaje de idiomas se relaciona directamente con la capacidad natural de asimilación y el interés que tenga...

Cerrar